3/5/14

Galletas de avena y manzana


Estas galletas son una delicia tremenda. Tengo que decir que mientras las hacía no estaba nada segura de que fuesen a estar buenas pero al meterlas en el horno y empezar a oler ese maravilloso aroma a galletitas recién horneadas acabé convencida de que estarían riquísimas, y no me equivocaba. Estas galletas tienen muchos matices de diferentes sabores, en un bocado sientes la canela, la manzana, las nueces... Y yo, que soy amante de la canela ¡no os cuento más! Increíbles. 



Sé que estaréis pensando que me he vuelto una fanática de la avena, ya que la última receta fueron unos deliciosos muffins de avena jajaja. Pero es que quedé tan maravillada que quise probar más cosas con estos cereales. Y es que además de dar un gran toque a las recetas, la avena tiene muchísimas propiedades y beneficios para nuestra salud. Es un aporte que no viene nada mal de vez en cuando en las recetas caseras, y es que si además de estar bueno, es saludable ¿para qué queremos más?


Además, estas fueron mis primeras galletas y para ser sincera no quedaron nada mal. Tenia un poco de miedo con los tiempos de cocción, porque si te pasas te quedan unas galletas duras como una piedra, pero acerté! Las galletas quedaron en su punto, crujientitas por fuera y blanditas por dentro. Son muy fáciles y rápidas de hacer, ya veréis, vayamos con la receta.


INGREDIENTES: (para 12 galletas)
  •  1 huevo
  • 100 g de harina
  • 100 g de avena
  • 1/2 cucharadita de levadura
  • 1 manzana rallada
  • 2 cucharadas de miel
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharada de canela
  • Nueces al gusto

PREPARACIÓN:

En primer lugar precalentamos el horno a 190º y preparamos nuestra bandeja con papel de horno.

En un bol, mezclamos bien la avena, la harina, el azúcar, la levadura, la canela y la pizca de sal. Reservamos.

En otro bol batimos el huevo, seguidamente añadimos el aceite y las dos cucharadas de miel y mezclamos bien. A continuación rallamos la manzana, la añadimos y volvemos a mezclar.

Por último añadimos ésta última mezcla de ingredientes húmedos a la mezcla de ingredientes secos y con una espátula los mezclamos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. Ahora añadimos las nueces picadas o enteras, eso va a gustos, y volvemos a mezclar. 

Con ayuda de un par de cucharas o con una cuchara de helado vamos cogiendo montoncitos de la mezcla y los ponemos en la bandeja, sobre el papel de horno, haciendo la forma de las galletas. Dejamos unos dos centímetros entre galleta y galleta ya que en el horno crecen un poco. Una vez están todos los montoncitos en nuestra bandeja los metemos en el horno a 190º durante 15 minutos o hasta que veamos los bordes dorados. Ir con cuidado porque si nos pasamos de cocción nos pueden quedar duras como piedras. 
Una vez listas las sacamos del horno, las dejamos enfriar en una rejilla y... a disfrutar. 

Notas:

  • Podéis cambiar las nueces por pasas, almendras, chips de chocolate o lo que más os guste.
  • Podéis acompañar las galletas con un buen baso de leche, zumo o fruta fresca para rematar con el plan sano. 
  • Son ideales para los desayunos.
  • Procurar que los ingredientes estén a temperatura ambiente a la hora de hacer la receta.
  • Si tenéis alguna duda u os ha gustado la receta no dudéis en dejar algún comentario o contactar conmigo a través del correo electrónico del blog.

¡Muchos besos!

Noelia, xx.

Publicar un comentario