29/5/14

Bocaditos de plátano y nutella: el aperitivo perfecto.



Hoy os traigo una propuesta muy fácil y rápida de hacer con cosas que normalmente encontramos en los armarios de casa, además los más pequeños de la casa pueden colaborar sin problemas. Como ya habréis leído en el título se trata de unos bocaditos de plátano y nutella bañados en chocolate muy fresquitos, suena bien ¿no?

Harta de aparecer siempre con la misma merienda para mi hermano (un bocadillo) decidí sorprenderle con estas delicias y al final no solo comió mi hermano, sino que comió toda la familia. El problema fue que calculé una ración para dos personas y solo utilicé dos plátanos, por lo que salieron 12 bocaditos y se nos quedaron las ganas de más.



Y es que a veces las cosas más sencillas son las más deliciosas y divertidas, porque con esta receta de hoy no necesitamos horno, ni ingredientes extraños, ni veinte-mil cacharros para mezclar, ni masas, ni utensilios específicos, tan solo necesitamos tres ingredientes y un par de cubiertos. Además se hace en muy poco tiempo. Ya no hay excusa, ahora toda la familia se puede meter en la cocina a preparar estos aperitivos en un plis plas para una merienda fresquita, que no pesa en el estómago y muy pero que muy rica.


Dos rodajas de plátano, entre ellas un poco de nutella, una cubierta crujiente de chocolate y un bocado fresquito y que sabe a gloria. Ñaaaam, vamos allá:

INGREDIENTES: (para 12 bocaditos)
  • 2 plátanos medianos
  • Nutella o crema de cacao
  • 100 g de chocolate tipo fondant 
  • Un chorrito de aceite

PREPARACIÓN:

Pelamos y partimos los plátanos en rodajas del grosor de un dedo o menos, dependiendo de cómo de grandes queramos los bocaditos. Con ayuda de una cucharita ponemos un poco de Nutella en el centro de una de las rodajas y tapamos con otra, así sucesivamente con todas las rodajas hasta que tengamos una especie de mini-sandwiches de plátano y nutella. Los ponemos en un recipiente y llevamos al congelador por 5-10 minutos hasta que veamos que la Nutella no es muy líquida, para que al meterla en el chocolate fundido no se deshaga. 


De mientras fundimos el chocolate en un recipiente al microondas en golpes de 30 segundos al principio y de 15 al final, removiendo entre cada intervalo procurando que no se nos queme. Una vez el chocolate fundido le echamos un chorrito fino de aceite para que el chocolate se vuelva más brillante, removemos y dejamos templar un poco. Vamos removiendo sin dejar que se solidifique de nuevo. 

Ahora preparamos una bandeja con papel de horno donde depositaremos nuestros bocaditos una vez bañados en el chocolate. 
Una vez templado, sacamos nuestros mini-sandwiches de plátano y Nutella del congelador y con ayuda de dos tenedores pequeños los hundimos en el chocolate, dejamos escurrir el exceso y los pasamos a la bandeja con papel de horno. Así, sucesivamente con todos, vamos bañando los bocaditos en chocolate y los vamos depositando. Una vez acabemos, los dejamos enfriar a temperatura ambiente 10 minutos y después los llevamos a la nevera hasta que el chocolate se endurezca por completo.


Notas:
  • En mi caso los decoré con un poco de chocolate blanco pero vosotros le podéis poner almendras troceadas, sprinkles de colores... Pero eso sí, cuando el chocolate esté aún líquido para que se peguen. La imaginación es infinita.
  • Recomiendo servirlos fresquitos y si queréis consumirlos otro día se pueden congelar sin ningún problema.
  • Si queréis hacer más de 12 bocaditos tan solo tenéis que doblar o triplicar los ingredientes.
  • Si tenéis alguna duda u os ha gustado la receta podéis contactar conmigo a través del correo electrónico del blog y no dudéis en dejar algún comentario, que me hacen muy feliz.  


Espero que os haya gustado y que os animéis a hacerla.
¡Muchos, muchos besos y hasta la próxima receta!

Noelia, xx.

Publicar un comentario